14 de enero de 2018

LAS PREFERENCIAS ERÓTICAS

¿Quién fui? Pude ser cualquiera.
¿Mi nombre? Pudo ser del aire. Pudo ser el
aire.
Marco Antonio Campos


Los ramajes obstruyen las veredas
del bosque humano.
Ninguna entrega por encantamiento
o absorción desde el otro permanece.

Si esencia del vivir es el afán
de aumentar los latidos,
has de aprender
renovada emoción y perspicacia.

Nada dura una vida, si se alarga.
Todo cambia. El amor tiene su código
como la creación en polvo de hombre
que funde más allá, fiel a sí mismo.

Si el amor es el acto más total
y delicado
quedará reflejada en él la índole
de la persona que ama.


3 de enero de 2018

VIVO Y MUERO EN CARMEN

He de hacer nueva senda cada día.
También se ahoga el río en su rutina
de pensar que es distinto siendo el mismo.
Defiende su camino toda vida
a la que espera el mar inexorable.

Nada importan las hojas del pasaje
si los árboles baten el silencio,
los pájaros no existen ni la orilla
y las sombras resguardan a la nada,
la nada que revela toda senda.

Temo pensar que vivo y muero en Carmen
incrementando el ciego vacío del arroyo.


31 de diciembre de 2017

LA CARNE SE VA HACIENDO SOLEDAD

La carne se va haciendo soledad.
Poda el aire con tristes bocanadas
la euforia de la piel que hundió el olvido.

Una estrechez ruidosa de naranja
exprimida el aliento dosifica
y reseca las palmas de las manos.

Se quedaron atrás tantas vivencias,
tanto estremecimiento hecho vacío,
que el cuerpo se tornó inhabitable.

Cómo permanecer es la tarea
con las puertas cerradas por el viento
y pájaros sin vuelo en los tobillos.


28 de diciembre de 2017

SIN RESPIRACIÓN

Ha llegado la hora del crepitar del fuego,
de encender la candela, de escuchar a la noche
y oleaje del mar lejos de la Ciudad
aunque me abran la puerta blindada y me saqueen.

Me estimula lo humilde, la puerta del olivo,
los limones tardíos y la granada abierta.
Todas las tuberías tienen su fontanero,
aunque a veces se rompan y evacúen los líquidos.

No entiendo de fantásticas criaturas ni de héroes
ni seducir me dejo. Guillotiné esa luz.
Anido sin rodeos en este único instante

en el que miro el fuego. Sin respiración estoy.

23 de diciembre de 2017

CORRE QUE CORRE

Me entregó su pintura
de cinco años. Dádiva
de un filósofo en ciernes
para su abuelo.

Corre que corre

un caminito en rojo
hacia el futuro.
Y un burro verde al trote
que empina sus orejas

corre que corre.

¿A dónde vas abuelo?
No vayas tan despacio
que yo me pierdo
si te quedas detrás

corre que corre.

Ya sé que eres mayor.
También mi burro verde
mueve su rabo grande
para hacer viento

corre que corre

Hay una estrella grande
en mi camino,
recoge tus deseos.
Va por el cielo, azul

corre que corre.

Testifiqué mi nombre
en el sendero rojo.
Para que sepas
cuanto te quiero

corre que corre.