29 de agosto de 2012

DESNUDA ESTÁ LA MAR EN SUS ORILLAS

Desnuda está la mar en sus orillas
y sobre las arenas se desvive
como una parturienta despidiendo este agosto.
Su oleaje no es más que un alboroto
cansado de mirar todos los barcos
y el gesto de lavar todos los cuerpos.
Aún recuerda el eco del instante
de aquellos que encontraron
en su profundidad la luz callada.

Voy llegando despacio hasta las dunas
y dejo que la música de Dvorak
subsane lo dañado en mis parajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada